Skip to main content

Los diez mitos principales sobre la vacuna COVID-19

Para obtener información en ingles,haga clic aquí

Las conversaciones sobre las vacunas disponibles para COVID-19 a menudo han dado a muchas personas inquietudes o información errónea en las redes sociales o de amigos o familiares bien intencionados. Hemos enumerado los diez mitos principales sobre las vacunas COVID-19 y los hechos, para que tenga la información correcta para que puedas tomar las mejores decisiones posibles para su salud.

10) El ARNm de la vacuna afectará su ADN.

Primero, algunos términos que debes conocer:

ADN: la molécula de doble cadena que se utiliza para almacenar y transferir información genética.

ARN: segmento de una sola cadena elaborado a partir de la copia de una cadena de ADN.

ARNm: también conocido come ARN mensajero, es un ARN que contiene un conjunto de instrucciones para producir proteínas específicas.

El ARNm de la vacuna no afectará su ADN y solo contiene la información necesaria para instruir a su respuesta inmune en la lucha contra el virus SARS-CoV-2.

9) Si ya ha tenido COVID-19, no necesita vacunarse.

Aunque las personas que están recuperando de COVID-19 tienen anticuerpos naturales presentes después de la infección, el virus SARS-CoV-2 no es como la varicela, donde una vez que tiene en virus, es inmune. Actualmente, no sabemos cuánto tiempo dura la inmunidad en una persona que ha tenido el virus SARS-CoV-2. Se aconseja que aquellos que han tenido COVID-19 se vacunen lo antes posible.

8) La tasa de supervivencia de COVID-19, por lo que no necesita vacunarse.

La tasa de mortalidad general de virus SARS-CoV-2 es de alrededor de 3.4% en promedio. Sin embargo, aún no conocemos la gravedad de los efectos a largo plazo en nuestra población. Muchos de los que sobreviven al virus informan síntomas persistentes. Estos efectos pueden variar desde un impacto menor en su vida diaria (pérdida continua del olfato o del gusto, falta de alimento) hasta efectos más graves (problemas cardíacos, cardiopulmonares, neurológicos u otros problemas físicos). Recibir la vacuna ayuda a reducir las posibilidades de transmitir el virus a otras personas.

7) Existen efectos secundarios graves asociados con estas vacunas.

Según un análisis de la Administración de Alimentos y Medicamentos, los efectos secundarios más reportados son enrojecimiento o hinchazón en el lugar de la inyección, fatiga, dolor de cabeza, escalofríos, dolor muscular y de las articulaciones. Existe una posibilidad muy remota de que la vacuna pueda causar una reacción alérgica grave. Por lo general, una reacción alérgica grave ocurriría entre unos minutos y una hora después de recibir una dosis de la vacuna COVID-19, es por esto que les pedimos a los pacientes que permanezcan al menos 10 minutos después de la vacunación. Los signos de una reacción alérgica grave incluyen dificultad de respirar, hinchazón, ritmo cardíaco acelerado, un sarpullido grave, mareos y debilidad. Esta reacción es más común en aquellos que han tenido reacciones alérgicas graves a vacunas anteriores.

6) No sabemos qué contienen estas vacunas.

Ambos fabricantes de vacunas enumeraron la lista completa de ingredientes.

La vacuna Pfizer contiene lo siguiente: ARNm, lípidos ((4-hidroxibutil) azanediil) bis (hexano-6,1-diil) bis (2-hexildecanoato), 2 [(polietilenglicol) -2000] -N, N-ditetradecilacetamida , 1,2-Distearoil-sn-glicero-3-fosfocolina y colesterol), cloruro de potasio, fosfato de potasio monobásico, cloruro de sodio, fosfato de sodio dibásico dihidrato y sacarosa.

La vacuna Moderna contiene lo siguiente: ácido ribonucleico mensajero (ARNm), lípidos (SM-102, polietilenglicol [PEG], 2000 dimiristoil glicerol [DMG], colesterol y 1,2-diestearoil-sn-glicero-3-fosfocolina [ DSPC]), trometamina, clorhidrato de trometamina, ácido acético, acetato de sodio y sacarosa.

5) Estas vacunas la harán infértil o harán que las mujeres embarazadas sufran un aborto espontáneo.

El Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (OEOG) recomendó en una declaración el 13 de diciembre de 2020 que la vacuna no se debe retener a las personas embarazadas que cumplan con los criterios de vacunación basados en los grupos de prioridad recomendados por el ACIP. Además, este grupo recomendó que las vacunas COVID-19 se ofrezcan a las personas lactantes de forma similar a las no lactantes cuando cumplan con los criterios para recibir la vacuna según los grupos de priorización descritos por el ACIP.

4) Las vacunas se desarrollaron utilizando tejido fetal.

Ningunas de las vacunas disponibles de Pfizer o de Moderna utilizaron tejido fetal en sus fases de investigación y desarrollo o producción.

3) Hay dispositivos de rastreo en estas vacunas.

Ninguna de las vacunas contiene microchips o dispositivos de rastreo.

2) No es necesario que use una máscara después de recibir la vacuna.

Según el CDC, simplemente no tenemos suficiente información sobre la eficacia total de las vacunas para recomendar no usar máscaras o aumentar el contacto cercano con otras personas. A medida que recopilamos más información a través de la retroalimentación en el proceso de la vacuna, los expertos pueden hacer mejores determinaciones sobre cuánta protección brindan las vacunas en entornos del mundo real antes de tomar la decisión de recomendar no usar máscaras o reunirse socialmente.

Mientras que los expertos aprenden más sobre la protección que brindan las vacunas COVID-19 en condiciones de la vida real, será importante que todos continúen utilizando todas las herramientas disponibles para ayudar a detener esta pandemia.

Para protegerse y proteger a los demás, siga estas recomendaciones:

  • Use una mascarilla sobre su nariz y boca
  • Manténgase al menos a 6 pies de distancia de los demás
  • Evite las multitudes
  • Evite los espacios mal ventilados
  • Lavese las manos con frecuencia

1) Estas vacunas se apresuraron y no son seguras.

El proceso de aprobación de ambas vacunas pudo acelerarse debido a la naturaleza misma de la tecnología de ARNm de la vacuna. Dado que no es necesario introducir una versión del virus SARS-CoV-2 en el sistema inmunológico, el proceso de aprobación podría acelerarse más fácilmente. Además, la tecnología detrás del ARNm ha estado en desarrollo desde finales de los años sesenta, por lo que no es nueva y puede pasar por el proceso de aprobación debido a su historial de investigación y desarrollo, así como a la necesidad emergente debido a la pandemia.